in

Impuestos y criptomonedas en Turquía: cómo funciona

Actualmente, no existe un marco legal en Turquía que establezca la tributación de las ventas de criptomonedas o de las adquisiciones a través de minería, lanzamientos aéreos, forja o bifurcación. La ley actual no proporciona una base legal clara para la tributación de los ingresos generados por la venta o adquisición de criptomonedas. El gobierno ha incluido la creación de un marco fiscal para las transacciones de criptomonedas en su plan económico de mediano plazo 2021-2023. Los estudios de derecho tributario sugieren que la imposición de impuestos a las criptomonedas como productos básicos puede ser el enfoque más factible según las leyes existentes, mientras que también se ha discutido la creación de un marco tributario ad hoc.

I. Introducción 

El gobierno turco estima que aproximadamente 2.4 millones de personas en Turquía poseían al menos alguna cantidad de criptomonedas en 2020.  Hasta ahora, el gobierno ha adoptado un enfoque de esperar y ver la regulación y los impuestos de las criptomonedas. Sin embargo, las declaraciones de políticas gubernamentales recientes han mencionado de manera destacada la regulación y los impuestos a las criptomonedas, lo que sugiere un posible esfuerzo regulatorio en el futuro cercano. En su Undécimo Plan de Desarrollo (2019-2023), el gobierno turco ha establecido la implementación de un “dinero del banco central digital basado en Blockchain” y apoya la “formación de un ecosistema de tecnología financiera segura (fintech) que brinde igualdad de oportunidades para las empresas. . . considerando las buenas prácticas internacionales ”como objetivos de desarrollo en el sector financiero. 

II. Tratamiento fiscal de las criptomonedas según la legislación vigente

Actualmente no existe un marco en Turquía para la tributación del valor creado por la adquisición, venta, intercambio o apreciación de criptomonedas. La razón principal de esto es que no se incluye una definición formal de criptomoneda en la legislación tributaria, y los principios legales turcos (el principio constitucional de la legalidad de los impuestos y el principio general de la ley tributaria de especificidad de los impuestos) excluyen los impuestos no previstos explícitamente en la ley. . 

La ausencia de un marco legal sobre la tributación de las criptomonedas significa que no existe una ley sobre el tratamiento fiscal de las criptomonedas adquiridas a través de minería, lanzamientos aéreos, forja o bifurcación.

La categorización de las criptomonedas como «dinero electrónico» fue excluida desde el principio después de la aprobación de la Ley No. 6493 sobre Sistemas de Pago y Dinero Electrónico en 2013.   La definición de dinero electrónico de esa ley es paralela a la de la Directiva de Dinero Electrónico de la UE. por lo que no fue controvertido cuando la Agencia de Regulación y Supervisión Bancaria de Turquía emitió un comunicado de prensa en noviembre de 2013 en el que aclaraba que las criptomonedas no entraban dentro de la definición de «dinero electrónico» en la Ley No. 6493 y, por lo tanto, no podían ser reguladas o supervisadas bajo esa ley. . 

No obstante, la literatura sobre leyes fiscales y contables ha abordado la cuestión a la luz de las características específicas de las leyes constitucionales, fiscales y financieras turcas. La literatura tributaria relevante ha identificado cuatro opciones que podrían tomarse bajo las leyes tributarias actuales (con modificaciones menores) para permitir la tributación de los ingresos derivados de la adquisición, el intercambio y la apreciación de criptomonedas, sin un marco tributario ad hoc para las criptomonedas.  [6] Estas cuatro opciones son los impuestos como divisas, como productos básicos, como instrumentos negociables o como derechos intangibles. La elección de cada una de estas vías tiene diferentes implicaciones tributarias, ya que están sujetas a diferentes regímenes tributarios bajo el Código de Procedimiento Tributario (TPC) y las leyes tributarias sustantivas relevantes, como la Ley del Impuesto sobre la Renta (LIT), la Ley del Impuesto sobre Sociedades. (LCT) y la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LVAT).

La opinión predominante en la literatura parece ser que la imposición de impuestos a las criptomonedas como productos básicos es el método más factible según las leyes actuales.   Declaraciones anteriores de funcionarios gubernamentales apoyan esta opinión; por ejemplo, el entonces director de la Administración de Ingresos de Turquía, Adnan Ertürk, señaló que la Junta de Mercados de Capitales y el Banco Central de Turquía se opusieron a la categorización de las criptomonedas como instrumentos negociables o divisas, y que en su opinión la categoría más adecuada era como mercancías.  

La categorización como productos básicos requeriría que los ingresos generados por la venta de criptomonedas se graven como ingresos comerciales según la LIT si se realiza más de una venta en un año calendario.  Una sola venta se gravaría como ingresos incidentales en el marco de la LIT y se beneficiaría de la exención de ingresos incidentales hasta 40.000 TRY (aproximadamente 5.000 dólares EE.UU.).  Las  corporaciones que se dedican a la venta comercial de criptomonedas estarían sujetas al impuesto de sociedades según la LCT.   Además, la categorización como productos básicos haría que todas las ventas de criptomonedas que se realicen dentro de Turquía estén sujetas al impuesto al valor agregado según el LVAT, con la posible excepción de las ventas por empresas de corretaje siempre que se agreguen en el programa de exenciones del LVAT; los corredores estarían sujetos al impuesto sobre transacciones bancarias y de seguros en virtud de la Ley de Impuestos al Gasto.    No está claro cómo los eventos de adquisición, como la minería, serían gravados bajo el paradigma de las materias primas.

El gobierno turco ha anunciado recientemente su intención de participar en un esfuerzo regulatorio en el campo de la tributación de las criptomonedas y los activos virtuales. El Nuevo Programa Económico (Medio Plazo) 2021-2023, publicado en septiembre de 2020, establece como objetivo de política que “el trabajo preparatorio sobre la tributación de las transacciones realizadas mediante el uso de activos virtuales que representen valor digital y que puedan comprarse y venderse digitalmente [deberá continuará].»  

Por ejemplo, un informe publicado recientemente sobre las criptomonedas por la Autoridad de Tecnología y Comunicación insinuó que es probable que la supervisión de las criptomonedas continúe principalmente por parte de la Junta de Mercados de Capital, la autoridad reguladora financiera de Turquía, lo que sugiere que se clasificarían como productos básicos o instrumentos negociables o, alternativamente, que se proponga un marco ad hoc.

0 Comentari
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
crypto 52

Predicción de precios de Ethereum Classic para junio de 2021

tax 22

Impuestos y criptomonedas en Alemania: cómo funciona